Icono del sitio Cloud Center Andalucía

Qué tener en cuenta antes de contratar un servicio de hosting

Cómo elegir hosting

Tener definidas las necesidades iniciales te ayudará a buscar el proveedor de hosting que nos ofrezca la solución más acertada. 

Es fundamental contar con un espacio web en Internet (hosting) para alojar una página web. Prácticamente todas las empresas cuentan ya con una web en la que ofrecer sus servicios y en definitiva, tener presencia en Internet.

Estar seguros de que su página estará alojada y segura es una preocupación, por eso es necesario tener en cuenta varias consideraciones a la hora de contratar un hosting.

Definición y tipos

Cuando hablamos de hosting, nos referimos a un servicio con el que un proveedor alquila un servidor que está conectado a Internet y en el que se pueden alojar diferentes ficheros para tener acceso a ellos.

Sobre todo, los hosting se usan para el alojamiento de páginas web, correo electrónico, aplicaciones web o base de datos. Se utilizan para dar acceso a FTP y almacenar o descargar archivo o por ejemplo, para crear almacenamientos en la nube con tu propio servidor al que se accede con el propio ordenador.

¿Qué servicios existen?

Aunque hay una amplia gama de combinaciones y tipos de hosting, vamos a comprender una clasificación básica.

Hosting gratuito

Existen y son muy útiles para hacer pruebas. A la hora de alojar una web es mejor optar por los de pago y tener la seguridad de que serán menos vulnerables, pues suelen tener capacidad baja, poca memoria y en definitiva, son bastante limitados.

Hosting compartido

Suele ser la opción más elegida en la mayoría de los casos. Varios clientes comparten un misma infraestructura pero con espacios privados. Sin embargo, tiene todas las prestaciones compartidas por lo que la carga de una web podría afectar a las demás.

Un problema de este tipo de hosting es el oportunismo, proveedores poco serios que apuran el número de clientes y los recursos quedan demasiado divididos provocando lentitud e inestabilidad.

Hosting VPS

Existe otra modalidad Virtual Private Server, y consiste en el alquiler de un servidor en exclusiva pero de forma virtual. Es decir, se trata de virtualización de servidores. Una opción que permite mayor control y se pueden hacer hosting compartidos dentro del VPS.

A tener en cuenta

Contar con un hosting supone confiar información valiosa de una empresa a una tecnología. Por tanto, es fundamental tener claro qué se necesita y buscar un proveedor que dé ese servicio.

Por tanto, antes de contratar un hosting para tu web debes tener en cuenta estos aspectos para evitar problemas.

Busca y analiza

Antes de elegir un proveedor analiza qué ofrece cada uno y trata de buscar opiniones en redes sociales de algunos de sus clientes.

Estudia qué proveedor tiene alojados webs similares a la tuya. Intenta conocer experiencias para tener una buena base para elegir la mejor opción.

Dominio ¿sí o no?

Estudia tus necesidades: ¿te conviene contratar un pack de hosting con dominio?. O por el contrario, ¿es más interesante contratarlo por separado?. Quizá la respuesta esté en las previsiones económicas, pero en cualquier caso la combinación podría ser al gusto.

Si optas por un dominio y un hosting con proveedores diferentes, solo necesitarás una configuración sencilla con la que el dominio se conecta a tu servidor de hosting.

Web estática vs. Web dinámica

A la hora de elegir, es frecuente no tener en cuenta si nuestra web será estática (varias páginas HTML con contenido fijo) o dinámica (creada con diferentes lenguajes de programación y con contenido cambiante).

En función del tipo de web, el hosting deberá tener unas características u otras. En el caso de las webs dinámicas, se necesita una base de datos para almacenar la información dinámica y esto hace que el hosting deba ser más exigente.

Por tanto, es interesante hacer una previsión de las necesidades y buscar el mejor servicio para la gestión de nuestra web.

Capacidad del disco duro

¿Cuánto espacio vas a necesitar? Si optas por un hosting compartido debes saber que tu web no debe tener una complejidad excesiva y aunque es más económico, tiene menos prestaciones que otros.

Por eso, detectar qué tipo de web tendrás te ayudará a decidir qué espacio necesitas.

Sistema Operativo

No, tu servidor no tiene el mismo sistema operativo que tu ordenador. Por ello, podrás elegir el sistema operativo que más te convenga, bien Windows o Linux. Este sistema operativo es el que tendrá tu alojamiento web, el de tu ordenador es totalmente independiente.

Por ejemplo, los hosting Linux son perfectas para webs creadas con WordPress o Joomla u otros del mismo estilo, además son los más económicos y usan base de datos MySQL.

Por el contrario, los hosting Windows alojan webs con otro tipo de programación (ASP, ASP.net).

Ancho de banda

A mayor caudal, mayor velocidad de carga tendrá tu web. Esto es especialmente interesante si tu web es grande y debe cargar muchas cosas a la vez. Trata de obtener la mejor solución y evita que una mala decisión ralentice la navegación en tu web.

En definitiva estos son los apartados que debes tener claros a la hora de solicitar información a los proveedores de hosting. Si tiene las ideas claras la gestión será más flexible y rápida y también, evitaras tomar decisiones que pueden darte más de un quebradero de cabeza.

 

Salir de la versión móvil