Icono del sitio Cloud Center Andalucía

IaaS, PaaS y SaaS: Qué son, ejemplos y diferencias

IaaS, PaaS, SaaS: qué son, ejemplos y diferencias

Los servicios cloud experimentan un crecimiento continuo a nivel global. La pandemia ha acelerado su adopción, y no solo en el ámbito corporativo. La nube pone al alcance de empresas y usuarios entornos seguros y controlados, permitiendo el acceso a ellos en cualquier momento y lugar. Por eso términos como IaaS, PaaS y SaaS, están cada vez más presentes en nuestro día a día.

El cloud computing presenta un amplio abanico de soluciones. Todas ellas implican grandes ahorros en infraestructuras, hardware y software. Sin embargo, presentan varias capas, en función del grado de gestión que queramos asumir. Cada una proporciona diferentes niveles de control, seguridad y escalabilidad. En este artículo profundizaremos en las diferencias entre PaaS, IaaS y SaaS, los principales modelos de servicio en la nube. Y también incluiremos algunos ejemplos que faciliten su distinción a los no iniciados.

Qué es IaaS

Refiere al acrónimo inglés Infraestructure as a Service: infraestructura como servicio en español. Probablemente sea el modelo más fácil de definir. Implica la contratación a un tercero de una infraestructura de hardware, en el que varios usuarios comparten los recursos de una misma máquina física.

Este proveedor cloud proporciona a sus clientes los sistemas que necesitan para el almacenamiento o las tareas de computación. Entre los servicios más habituales se incluyen servidores, redes, backups, firewalls y demás recursos informáticos a través de la nube.

El IaaS es un modelo de pago por uso, escalable en función de las necesidades de almacenamiento y procesamiento. Proporciona infraestructuras de forma rápida y económica. El cliente paga exclusivamente por los servicios que utilice, sin realizar potentes inversiones en equipamiento de IT. Permite a las empresas aumentar la eficiencia, redundancia, seguridad y control de sus infraestructuras; pero olvidándose de su instalación y mantenimiento.

Constituye la base cualquier servicio cloud, ya que proporciona todo lo necesario para la ejecución del resto de servicios.

Ejemplos de IaaS

Los más evidentes son los proveedores de nube pública, como Amazon Web Services, OVH, Microsoft Azure o Google Cloud. Todos ellos permiten trabajar con máquinas virtuales en la nube y personalizar los recursos de almacenamiento, memoria, CPU, sistemas operativos, etc..

Servicios que también ofrecemos desde Cloud Center Andalucía, el data center de referencia en la región por innovación, calidad y seguridad.

Qué es PaaS

Son las siglas de Platform as a Service, traducido al castellano como plataforma como servicio. Quizá sea el más complicado de comprender, por sus similitudes con el modelo SaaS.

Este modelo se sitúa a medio camino entre el IaaS y el SaaS: es un servicio que elimina la parte física de infraestructura, ofreciendo una plataforma en la que trabajar. El proveedor proporciona a sus usuarios el acceso a entornos cloud en los que pueden crear, desarrollar, gestionar y distribuir aplicaciones.

En este caso, el proveedor es el encargado de la gestión y mantenimiento de la plataforma. Algo que permite a los usuarios centrarse exclusivamente en el desarrollo, sin preocuparse de la infraestructura.

Nuevamente es un modelo de pago por uso, que presenta grandes ventajas para los desarrolladores de software. El control sobre las herramientas instaladas en sus plataformas es total, facilita la colaboración entre diversos equipos y garantiza la seguridad de los datos.

Es la opción ideal para realizar pruebas de aplicaciones en entornos controlados para usuarios que quieren centrarse en la implementación y administración de sus aplicaciones.

Ejemplos de PaaS

Un claro representante de este modelo es Google App Engine: plataforma sin servidores completamente administrada, diseñada para implementaciones rápidas y capaz de desarrollar y alojar aplicaciones a gran escala.

No obstante, existen otros muchos entornos que se ajustan a esta definición: SAP Cloud Platform, Heroku de Salesforce, Oracle Cloud Platform o AWS Lambda.

Cloud Center Andalucía es partner oficial de éstos últimos. Como Select Partner de AWS ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de trabajar y gestionar su infraestructura sobre la plataforma en la nube más completa a nivel mundial.

Qué es SaaS

Finalmente, tenemos el Software as a Service, equivalente a software como servicio en español. En el modelo SaaS el proveedor solo proporciona software o aplicaciones en la nube a través de internet. Desaparece cualquier infraestructura física, ya que los proveedores alojan estas aplicaciones en red.

Los usuarios acceden a ellas a través de APIs o la web, sin instalaciones on-premise. El acceso es muy sencillo para cualquier usuario, que no tiene que gestionar, instalar ni actualizar el software. El control sobre el servicio en cuestión es mínimo: el proveedor se encarga de la gestión integral del software.

El modelo de pago más habitual en este caso es de suscripción o adquisición de licencias de usuario. La sencillez, flexibilidad y elasticidad son los principales puntos fuertes de esta solución.

Ejemplos de SaaS

La gran mayoría de nosotros utilizamos a diario servicios SaaS. Aplicaciones de correo como Gmail, el conjunto de programas de Office 365, o servicios de alojamiento de archivos en la nube como Dropbox se inscriben en este modelo.

También algunas herramientas orientadas a fines empresariales, como el conocidísimo CMS WordPress o los sistemas ERP se ajustan a este tipo de servicio. Realmente, los ejemplos son prácticamente infinitos, ya que abarca aplicaciones para cualquier ámbito empresarial: contabilidad, producción, ventas, RRHH, comunicación y un largo etcétera.

En Cloud Center Andalucía alojamos diversas soluciones SaaS como eActivo, sistema de facturación en la nube, o Wynds, el sistema de gestión empresarial 100% cloud para Pymes, empresas e industrias.

Diferencias entre Iaas, PaaS y SaaS

Una vez definidos cada uno de los modelos, conviene repasar las principales diferencias entre ellos. Todos son servicios en línea gestionados a través de la nube, escalables, y presentan grandes similitudes en cuanto a la flexibilidad en la forma de pago en función del uso.

¿Qué les diferencia entonces? Todo lo que tiene que ver con el nivel de soporte que ofrece el proveedor del servicio. En otras palabras: quién es el responsable del mantenimiento y la seguridad.

Como acabamos de ver, en el modelo SaaS el usuario no tiene control alguno sobre el software. Se sitúa en una capa superior. En cambio, en el IaaS el desarrollador debe ocuparse de todo lo que no tenga que ver con el hardware. En la capa intermedia entre ambos encontramos las soluciones PaaS, en las que puede gestionar la plataforma de trabajo, pero no la infraestructura tecnológica. En las instalaciones on-premise, debemos gestionar todas las áreas. El siguiente cuadro ilustra a la perfección las capas que abarca cada uno:

Desde el punto de vista del usuario final, las soluciones SaaS, al requerir pocos conocimientos informáticos, son ideales para microempresas o autónomos. Los servicios PaaS están especialmente orientadas a los desarrolladores que crean aplicaciones personalizadas. Finalmente, las soluciones IaaS son idóneas para empresas medianas y grandes, para las que la escalabilidad del servicio es un gran aliciente.

En cualquier caso, la elección del servicio de cloud computing más adecuado depende en gran medida de nuestras necesidades específicas. Desde Cloud Center Andalucía podemos ayudarte a determinar qué solución es la idónea para tu empresa. Nuestro equipo de consultores especializados te asesorará en profundidad sobre los servicios cloud disponibles, resolviendo cualquier posible duda que se pueda plantear.

Ha llegado el momento de empezar a beneficiarte de todas las ventajas del cloud computing. Puedes ponerte en contacto con nosotros aquí.

 

Salir de la versión móvil