Razones para implementar Nano Server de Windows 2016

By on

Como su nombre indica, la característica que define a Nano Server es su pequeño tamaño. A este servidor se le quitan las capacidades que se requieren para proporcionar y soportar una interfaz gráfica de usuario que se encontrarían en uno estándar.

Nano Server es un sistema operativo ‘sin cabeza’. Está diseñado específicamente para operar en entornos de nube pública y privada altamente virtualizados, lejos de cualquier necesidad de una interfaz gráfica intuitiva. Es ideal para aplicaciones como clústeres de alta disponibilidad, servidores de archivos y servidores de aplicaciones.

Nano Server es un diseño para el futuro (y presente) de la informática, para lo que Microsoft denomina aplicaciones ‘nacidas en la nube’. Esta compañía asume que las arquitecturas de servidor de 64 bits son el estándar en el futuro, por lo que han desechado versiones de 32 bits para Nano Server. Aún se pueden ejecutar aplicaciones empresariales heredadas en Windows Server Core hasta que se reemplacen o conviertan en otras listas para la nube.

Debido a sus limitadas dimensiones, Nano Server es valioso por su presupuesto, su facilidad de implementación y operación y su perfil de seguridad, que es mínimo. Vamos a explorar estas razones con más detalle.

Obtienes más en cada servidor físico

Sin la sobrecarga de una interfaz gráfica, el soporte de 32 bits y demás características, Nano Server ocupa aproximadamente una décima parte del tamaño de un servidor Windows con todas las funciones. Es incluso más pequeño que el Server Core sin interfaz gráfica que salió con Windows Server 2008.

Con el Nano Server tan reducido, no solo necesitas menos memoria por servidor virtual, sino que cada uno requerirá de menos espacio de disco. En consecuencia, puedes alojar más servidores virtuales en cada servidor físico y dejar más espacio de almacenamiento para los datos.



Conviene recordar que, incluso con la mejoría del rendimiento en la actualidad de los servidores en relación precio-recursos, cada uno de estos aparatos físicos que se aloja en un data center cuesta dinero por espacio, energía, refrigeración y administración. Se puede reducir el número de estos en un 30, 40, 50 por ciento o más, y con ello se obtendrán más recursos tanto en capital económico como en presupuestos operativos.

Mucho más rápido de implementar, menos tiempo de inactividad

Nano Server está diseñado para ser implementado, operado y mantenido en un entorno de red en la nube y tarda mucho menos tiempo en instalarse en el servidor host que un servidor Windows completo o incluso su predecesor Server Core.

¡Y ahora llega lo mejor! Como Microsoft ha eliminado en un nano server el 90% del código heredado de Windows Server completo, la calidad del código restante es mayor, lo que debería significar menos errores. Esto se traduce en que veremos también menos parches que deban aplicarse y, por lo tanto, no habrá tantos reinicios o paradas no programadas e interrupciones del servicio. Hay que tener en cuenta que una versión completa de Windows Server con interfaz gráfica necesita casi cuatro veces la cantidad de reinicios y diez veces más parches que Nano Server.

Por lo tanto, Nano Server necesita menos reinicios y, debido a su pequeño tamaño, cada uno de ellos es mucho más rápido y requiere menos tiempo de inactividad, lo que llevará a mejores SLA (Acuerdos de nivel de servicio).

Un objetivo más pequeño y más duro para los hackers

El tamaño de Nano Server implica que es un objetivo mucho más pequeño y más resistente ante los posibles ataques de los ‘malos’. Este servidor de Windows tiene menos parches de seguridad y críticos y, por lo tanto, un número más bajo de simulacros de emergencia fuera de horario para el equipo de desarrollo y administración.

Con todo esto, queda claro que Nano Server es una parte clave de la estrategia de Microsoft para proporcionar un entorno operativo más seguro para sus aplicaciones en la nube.